Categorías

5 consejos a tener en cuenta en el sexo anal

5 consejos a tener en cuenta en el sexo anal

El sexo anal todavía está considerado tema tabú del que poco gente habla, pero que cada vez más hay parejas que les despierta la curiosidad por esta práctica sexual e incluso tienen ganas de lanzarse a la aventura del placer anal.

Disfrutar del sexo anal puede ser muy enriquecedor en las relaciones sexuales, pero dar el paso a muchas mujeres les da pánico, por mucho morbo que despierte al hombre, no solo porque pueda resultar doloroso si no se hace bien, sino también por pudor, lo ven como algo sucio y feo. Por esto razón, esta práctica debe ser consentida por ambos, no existe obligación para llevarla a cabo sín haber hablado abiertamente de ello entre los dos, seguro que ganareis en confianza mutua.

Aún así, si os animais a dar el paso, al picaros la curiosidad o por que os gusta, os damos una serie de consejos que os ayudarán a pasarlo muy y muy bien, y sin dolor.

Disfrutar del sexo anal

Realizar una higiene en profundidad.

Antes de empezar es importantísimo que el ano esté completamente limpio, no es muy agradable encontrar sorpresas desagradables durante la penetración. Antes de tener relaciones sexuales por el ano es conveniente defecar y/o realizar un lavado intestinal.

El uso de preservativos aumentará la seguridad e higiene, además se evitan posibles contagios de enfermedades venéreas.

Usar un lubricante.

El ano es un punto erógeno muy placentero que no se lubrica de manera natural, por eso es muy necesario la ayuda de abundante lubricante anal, la penetración será más fácil, una mayor sensibilidad en la piel y el deslizamiento será muy suave.

Los lubricantes anales son más consistentes y densos que los lubricantes de base de agua para que el deslizamiento suave del pene, juguete o los dedos en el ano dure mucho más tiempo. Una de las mejores opciones para las sesiones anales es el lubricante a base de agua Pjur Analyse Me!, sobretodo para los iniciados.

¡Relajaros!

Si no hay relajación el sexo anal es casi imposible, es mejor que no se convierta en una experiencia dolorosa y nada placentera. Si habéis tomado la decisión antes de empezar, relajaros y lanzaros a vivir una experiencia anal sin dolor.

Sin prisas, pero sin pausas

Disfrutar excitándoos mutuamente. Los juegos previos son fundamentales para que los dos os vayais poniendo a tono, unas suaves caricias por aquí, unos tiernos besos detrás de la oreja o en la nuca, unas cariñosas palabras... ¡Todo es válido para poneros a cien!.

Una buena estimulación anal es vital, sobretodo para los iniciados, para que el ano se relaje y permita la penetración. Empezar con unos suaves besos en los gluteos y zonas cercanas al ano, para ir luego con un poco de lubricante en el dedo meñique acariciando en circulos alrededor del ano y a medida que aumente la excitación se va introduciendo poco a poco el dedo para que la pareja se vaya acostumbrando a las nuevas sensaciones. Cada vez más el ano se irá dilatando y es el momento de ir introduciendo suavemente otro dedo.

Es aconsejable que para que la pareja se relaje y disfrute del momento es bueno comersela a besos su cuello o pedirle que se acaricie el clítoris al mismo tiempo.

También existen juguetes sexuales anales que facilitan la dilatación del ano, muy recomendables para los recien iniciados.

Estais listos, llega el momento de la penetración.

Para que sea más fácil y suave la penetración pón abundante lubricante. Hay que ir entrando muy poco a poco y preguntando a tu pareja como se siente y si tiene dolor. Si tiene dolor es mejor parar y volver a empezar. Una vez que el pene esté dentro, es mejor los movimientos muy lentos y con mucho cuidado para que la pareja se acostumbre al nuevo placer.

Si después de leer nuestros consejos estais decididos a vivir una experiencia de sexo anal ¡Adelante! ¡A disfrutar!, después de haberlo probado podreis decir si os gusta o no, si quereis repetir o no, eso si, siempre en complicidad mutua. Si deciis sí, estareis enriqueciendo vuestras relaciones sexuales de pareja.